Trabajando un clásico 3: The Participatory Musuem.

Mi relación con esta lectura es muy especial.

Una mañana de noviembre de 2010 me había quedado dormida y llegaba tarde a una conferencia a la que me habían recomendado asistir sin demasiados aspavientos.

Soy de estas personas que no pueden dejar pasar la oportunidad de aprender algo interesante y sobre todo, si se lo cuentan.

Poco o nada sospechaba de lo que iba a ocurrir aquella mañana. Dos meses antes había empezado un máster en gestión del patrimonio cultural buscando un refugio. A partir de aquella mañana me convertí en un agente activo.

La conferencia era de Nina Simon en el salón del actos de Museo Picasso de Barcelona.

Me senté muy lejos de la ponente, algo que de no haber llegado tarde, no hubiese permitido.

Aquella mujer hablaba con pasión, con sencillez y sobre todo con fascinación de los museos. Pero, no una fascinación proveniente de su mejor o peor contingente patrimonial sino una fascinación por a lo que puede llegar el museo mismo como agente social a través de su público pero también de los que trabajan el él.

Nina hablaba de cambios. Programas de públicos que pasados diez años, probablemente, no sorprenderán a los estudiantes o interesados en museos. No obstante, hablaba de algo importante: de cambio en las organizaciones. Pero, no de un cambio frívolo de arriba a abajo sino, de un cambio que empieza abajo. Exaltaba la responsabilidad del profesional de museo como individuo.

Cuando terminó la conferencia no me quedé a la firma de libros. De veras que me arrepiento. Me hubiese gustado tener un ejemplar firmado ( sobre todo, de saber que diez años después iba a escribir sobre el libro en un tono tan personal). Estaba hambrienta, eso lo recuerdo bien…, incluso puede que lloviera…aunque, eso no lo recuerdo tanto. Sé que dentro de mi abrigo rojo sentí que estaba embarcada en algo importante, que me formaba para ser agente y no paciente.

Aquí les dejo un diagrama derivado de la lectura que hice de su libro hace algunos años. No me cansaré de recomendar este libro que cambió mi forma de ver. No me cansaré de la frescura que destila la literatura de Nina. Es una experiencia en sí.

Afortunadamente, lo pueden leer YA, si gustan y si se les da el inglés porque la autora lo ha hecho disponible en una web.

http://www.participatorymuseum.org/read/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s