El guardián del disfrute de nuestro patrimonio: nuestro Superman castizo López.

En 2012 la colección Magos del Humor, en colaboración con el Museo Etnográfico de Ripoll (un museo regional), publica el volumen 152 de su colección con el título «Asalto al Museo».

Esta historieta asombra por la manera detallista y minuciosa con que está reconstruido el espacio de dicho museo (cartelas, estanterías de almacenaje, diaramas, ect.), por la presencia de un abundante público visitante que se implica en la historieta y porque los personajes habituales de las aventura de SuperLopez se convierten eventualmente en visitantes de museo durante toda la trama.

Del museo y su renovación se oye hablar en los bares de plaza. Un sueño de relevancia social que proporciona al museólogo encontrarse con este altermuseo imaginario.

Otra de la razones que han motivado que su lectura fuera reseñada no se debe al excelente maestro dibujante, Jan, o quizás sí y sobre todo a él. En esta ocasión transcribo la hermosa interpretación de la definición de museo que da la UNESCO autorizada por el antiguo conservador del museo. Cito:

«Los museos son instituciones de carácter permanente y abiertas al público, que adquieren, conservan, investigan, difunden y exponen- con propósitos de estudio, educación y deleite- colecciones de arte, científicas etc., siempre con un valor cultural»

(…) continua la cita

«Son también lugares donde suelen haber rincones, espacios ocultos y singularidades diversas, y sobre todo, está la calidez de los visitantes , de las personas que, individual o colectivamente, hacemos revivir la esencia de los objetos a través de los cuales aprendemos, recordamos, enlazamos vivencias, historias e historias imaginativas, como la presente…»

El autor me ha confirmado en un breve interludio comunicativo que este comic se debe a la colaboración estrecha de dibujante y museo y también a la disposición de mucha libertad creativa. Es decir, una joya para entender como el cómic es otro de los medios por los que los museos divulgan y también, un medio de comunicación de masas que divulga y propaga conocimiento sobre estas instituciones con gran presencia e impacto en las ciudades, pueblos, espacios naturales o contextos en que se halle.

Para ilustrar esta relación recíproca de divulgación y propagación de «ciertos» conocimientos, he elegido una serie de viñetas para considerarlas desde la mirada crítica de un público especialista en el campo de los museos pero también, como no, mediada por el humor y por la necesidad de sugerir la corrección del desarrollo de ciertas conductas sin emitir juicios explícitos. La reproducción de las viñetas ha contado con el permiso amable del autor.

  1. El sueño de que se hable de uno en todas parte, especialmente, entre el cortado y el pincho de tortilla. No importa que, esta mirada más allá de la trama central explícita, sea parte de dar contexto a una de las bandas de pillos protagonistas. El museo es el objeto de conversación en la calle y en una situación cotidiana.

Pág.4

2. La diversidad del público. Aunque, los personajes de las bandas de pillos parecen irreflexivos, agresivos, carentes de empatía, hacen comentarios xenófobos, carecen de educación y, en suma, son personajes grotescos. Es dicho carácter grotesco el que está caracterizando la idea de la diversidad del público de museo en las viñetas de esta historieta. Quizás, por lo poco habitual y plausible de ver a estos personajes en las salas de un museos, queda resaltada en mayor medida estenografiada la diversidad de públicos.

p.15

3. Desorientación física y cognitiva: Ocurre más de lo que parece. Hace unos años el Laboratorio permanente de públicos del Ministerio de Cultura Español, realizó un estudio de los planos de sus museos estatales con el fin de hacerlos más accesibles. En estos años, el alcance del concepto de accesibilidad ha crecido para convertirse en algo más que tener un ascensor o una guía en el suelo. La accesibilidad puede ser económica, física, depender del conocimiento previo, de la existencia de diferentes niveles de lectura, del tiempo disponible, etc. Nuestros personajes parecen salir de tono mostrando como aún después, de las explicaciones o planos, no tienen ni idea de dónde están.

4. Apropiación del patrimonio: La noción de patrimonio cultural es una noción permeable y sumergida en un mar de intereses. De este modo, los personajes se apropian de formas distintas generando distintas situaciones e interpretaciones del mismo. La apropiación del patrimonio forma parte de nuestra búsqueda de identidad: por pertenencia a un grupo, por contrastaste a él, o por las infinitas posibilidades intermedias entre los dos polos del proceso. En el caso de nuestra aventura, además de identidad, vemos otras formas, más o menos, legítimas de amar o «profanar» el patrimonio. La discusión sagrado- profano no tiene tanto que ver con la apropiación cómo con la visita turística por, esta razón, dejo el tema donde esta.

Pags. 36,40 y contraportada.

5. La importancia del contexto físico y el uso de las tecnologías digitales. Las tecnología ha entrado en nuestras vidas de forma invasiva. Participa de lo que leemos, oímos y hasta comemos. Los museos como agentes sociales que, tienen una misión y un mensaje que transmitir, recurren a la tecnología como plataforma y sus usuarios, a su vez, recurren a plataformas digitales que les proporcionan la oportunidad de crear recuerdos y compartirlos con otros. Lo irónico de este caso, es que, la alabada ambientación es analógica.

P.35

5. Expolio del patrimonio: Este tema recorre de principio a fin la aventura con lo que sería muy difícil concretizarlo en una sola imagen. Sobre este tema tengo, personalmente gran interés, y lo seguiré trabajando en adelante. Lo que aporta la historia de SuperLópez está relacionado con el debate sobre si el expolio es solo una cuestión económica o ideológica.Si puede haber por tanto otras motivaciones en juego como el prestigio, la destrucción de un legado etc. ¿Se mezclan todos los ingredientes en la imagen del expoliador?

Nos llevaremos lo de más valor y nos forraremos– dice el jefazo de una de las bandas, tal vez, sin darse cuenta de la cantidad de asunciones que se entrecruzan en su afirmación. ¿Quién determina el valor? ¿Cómo se lo identifica? ¿Por el material del que esta hecho o por el testimonio material de una cultura que contiene?

Por lo menos, en esta aventura sí, tanto, que parece cosa sobrenatural.

P.33

Para hacer esta reflexión sobre el cómic como herramienta para aprender sobre el patrimonio, no he elegido las viñetas más explícitas sino aquellas donde, a mi juicio, era complementario el poder de la palabra escrita y la imagen visual. Aquellas en las que ofrece algo de intencionalidad. Las reproducciones son totalmente caseras: móvil y tebeo en mano y, así, he querido que fueran. Es la mejor forma de mostrar que uno está dentro de la historia.

Reitero mi agradecimiento al señor D. Juan López que, ha colgado los pinceles de SuperLópez este mismo año, y al que deseo la mejor de las venturas en los años venideros. Y a ustedes, lectores, anuncio que he encontrado un nuevo SL que puede ser de nuestro interés.

Sigan ahí.

Referencias:

Francesconi, S. (2014). Multimodal and Intermodal Analysis. En Reading Tourism Texts: A Multimodal Analysis (78; pp. 139-147). Channel View Publications.

Stokowski, P. A. (2013). Understanding written comments on mail questionnaires: A rhetorical analysis. Journal of Outdoor Recreation and Tourism3–4, 19-27.https://doi.org/10.1016/j.jort.2013.09.005

Laboratorio permanente de públicos. (2013). Una evaluación sobre planos de mano en museos. S.G. Museos estatales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s